Adiós, 2015

Ha sido el año que más me he escuchado. Que más he repetido que las decisiones son las únicas que marcan el destino. El año que comenzó con la ilusión de volver al pupitre, de aprender algo totalmente diferente, de desafiarme a mí misma. En el que, fruto del cansancio, juré que…

¡Feliz 2013!

¡2012!

Aun con diez días de retraso… ¡feliz 2012! Aprovecho para echar la vista atrás y recuperar algunas de las imágenes que me acompañaron en el 2011. Más en:

2011

Os deseo un 2011 animado. ¡Feliz año!