Tag Archives cosmética natural

Mamita Botanical, cosmética que alimenta tu piel

por

Ya comenté por aquí que uno de mis propósitos seguía siendo cuidarme por dentro, pero también por fuera. Y eso pasa por ser más consciente de todo aquello que afecta directamente a mi cuerpo:  desde la alimentación o el ejercicio, hasta todos los productos cosméticos que le aplico como rutina diaria. A decir verdad nunca he sido muy constante con lo que a la cosmética se refiere, pero dentro de mi inconstancia sí que decidí hace tiempo investigar un poco más sobre todo aquello que nos aplicamos sin tener claro qué ingredientes estamos absorbiendo a través de nuestra piel. Teniendo en cuenta que es el órgano más extenso de nuestro cuerpo, con una superficie superior a dos metros cuadrados, bien merece que la mimemos. 

El taller de Elena & co me abrió completamente los ojos y me di cuenta de que está en nuestras manos cuidarnos. Disfruté mucho la experiencia que nos llevó, en apenas unas horas, a cocinarnos nuestra propia crema, tónico y agua micelar. Cuando te adentras en la cosmética natural aprendes que no todos tenemos la piel igual, ni tenemos por qué adaptarnos a la típica clasificación seca-mixta-grasa. Dependerá de nuestra genética, pero también de la ciudad en la que vivamos o la época emocional que atravesemos, entre otros factores, así que poder adaptar la cosmética a nosotras (y no al revés) me sigue pareciendo hoy un gran descubrimiento. 

 

Mamita

Mamita

 

En esta línea, hablando de flechazos, hoy quería traer a este espacio un proyecto que descubrí la semana pasada (gracias a Wasel Wasel) y me cautivó  completamente. Es Mamita Botanical Skincare, una marca que nace con un objetivo claro: cuidar la piel porque ella “es nuestra identidad, memoria y reflejo de lo que ocurre por dentro y por fuera de nuestro cuerpo”. Detrás de sus productos hay una historia preciosa protagonizada por Eli, quien emprendió un viaje a Latinoamérica para reencontrarse consigo misma y regresó con un montón de vivencias y una marca de cosmética natural y de proximidad, hecha con el cariño de quien ama lo que hace. 

Viendo su web y leyendo su historia me entraron unas ganas locas de alimentar mi piel con sus productos, pero me topé con esta entrevista que le hicieron desde “Living with Choco” y ahí ya caí rendida a sus pies. No lo puedo evitar, me enamoro de todos aquellos proyectos personales que respiran el cariño de quien ama lo que hace. Así que en cuanto se me acabe el tónico de hamamelis que estoy usando, voy directa a por su tónico elixir purificante ♡

 

Fuente fotografías: Mamita

Mis primeros pinitos con la cosmética natural

por

Debería comenzar el post disculpándome por incumplir (¡tan pronto!) el propósito que me hice de ser más constante y no abandonar esta parcela que tanto disfruto. Pero, sin que sirva de excusa, llevo seis semanas, desde que comencé el máster de interiorismo, a pleno rendimiento. Es cierto que aún así debería encontrar mis huecos en la semana para regar este espacio y para dedicarme esos mimos que me prometí y que hace semanas se reducen a tapar el cansancio con un buen antiojeras.

 
Tras este impasse que espero que no se repita muy frecuentemente, quería hablaros de un taller al que asistí a comienzos de febrero sobre cosmética natural. Hacía tiempo que quería aprender las nociones básicas, así que mi hermana se quedó con la copla y en Reyes me sorprendió con este taller de introducción que impartía Elena, de Elena&co. Fue intensivo y una mañana nos bastó para aprender que la cosmética natural es un mundo y que formular cremas y lociones acaba siendo adictivo.

 

 bio1_

 

Podría enumeraros las ventajas que supone cuidar nuestra piel (no olvidemos que es el órgano más grande de nuestro cuerpo), pero seguramente muchas ya las conozcáis. Yo personalmente hace tiempo que intento, dentro de lo posible, no echarme lo primero que encuentro y decantarme por productos naturales que no tengan componentes químicos. Por poner un ejemplo, hace unos meses que trato de compensar la deshidratación con aceite de coco 100% y mi piel ha mejorado mucho. Esto mismo lo aplico al pelo y siento que recupera el brillo que ha ido perdiendo por el uso de champús comerciales que no siempre son para mi tipo de cuero cabelludo.
 
Si el tema os interesa, buceando por Internet encontraréis un montón de información acerca de la cosmética artesana. Habrá voces que afirmarán que los beneficios no están tan probados y que el esfuerzo (económico y personal) no merece la pena, mientras que otras alabarán que su piel luce de forma diferente desde que se ha liberado de los componentes químicos. En estos casos creo que lo mejor es comprobarlo en una misma, está claro que lo que a alguien le va estupendamente puede que no nos siente bien a nosotras y viceversa. Luego también entra en juego la genética, yo recuerdo que mi abuela jamás se dio una crema en la cara, sólo unas gotitas de aceite de oliva antes de dormir, y no tenía ni una arruga.

 

bio2
 
 

 

La mañana de taller nos cundió mucho porque salimos de allí con una crema facial de rosas (que huele estupendamente y tiene una textura muy cremosa), un agua micelar (que desmaquilla con una sóla pasada) y un champú de romero y limón. Como veis, Elena, la profe, cuidó hasta el último detalle con estos botes tan cucos y la bolsita con nuestro nombre.
 
Estoy deseando tener tiempo para poder hacerme con un kit de inicio y comenzar a formular. Cuando comience a hacer mis lociones compartiré las recetas y el procedimiento para que, si os animáis, comencéis a haceros vuestros propios potingues. Si queréis ir probando con algunas fórmulas y tenéis alguna noción, os recomiendo las del blog de Jabón y Vida que están muy bien explicadas.
 
¿Y vosotrxs, tenéis alguna experiencia con la cosmética natural?
 
 
English EN Français FR